Aprehendido por fraude a una farmacéutica

Publicado el 30/04/2015

Fiscalia General de Yucatan


Mérida, Yucatán, 30 de abril de 2015


Elementos de la Comandancia de Mandamientos Judiciales y Ministeriales pertenecientes a la Fiscalía General del Estado, dieron cumplimiento a una orden de aprehensión emitida por el Juez Primero Penal, en contra de Rafael C.M., como probable responsable del delito fraude, denunciado por Gerardo C.S. en su carácter de apoderado general de la sociedad denominada â??Comercializadora Defender de la Penínsulaâ??.


Al respecto, la parte denunciante señaló al interponer su denuncia que la empresa afectada se dedica a la compra venta y elaboración de medicamentos, productos farmacéuticos, material de curación, equipos médicos, perfumería, regalos y misceláneos.


Refirió que entre abril y mayo de 2013, el arriba señalado se presentó en varias ocasiones ostentándose como el jefe de compras de una instancia federal, pidiendo informes, ya que deseaba adquirir para la mencionada institución diversos productos, manifestando que después de un estudio se había aprobado la compra de artículos, aclarando que las compras se pagarían 30 días posteriores a la entrega de la mercancía, debido a cuestiones contables.


Con esa premisa se presentó el dos de julio de ese año solicitando dos equipos de aire acondicionado, tres pantallas LG de TV de 32 pulgadas y dos computadoras portátiles Compaq que fueron cotizadas por un total de 47 mil 118 pesos, presentando una supuesta orden de compra.


En esa misma fecha se presentó con una segunda orden de compra en la que solicitaba 1,200 paquetes de hojas tamaño carta, 400 paquetes de hojas tamaño oficio, 4,320 lápices y 2,000 bolígrafos, todo lo cual le fue facturado por un total de 122 mil 327 pesos.

El cinco de julio de ese año, Rafael C.M. regresó a dicha empresa con dos órdenes de compra más, la primera amparando al compra de una tableta electrónica por la cantidad de 8 mil 155 pesos y la segunda por material de oficina con el importe de 19 mil 198 pesos.


Pasados los 30 días de la primera compra, el representante de la empresa espetó al sujeto porque no se había reflejado el pago acordado, respondiendo éste que todo se debía a un retraso contable, aunque pasaron los días y los pretextos para hacer los pagos se acumulaban, evadiendo contestar las llamadas el comprador, por lo que al percatarse de que había sido víctima de un engaño, el representante de la empresa decidió interponer la denuncia correspondiente.


Emitida la correspondiente orden de aprehensión, agentes ministeriales salieron en busca del denunciado, a quien localizaron cuando caminaba en la calle 32-A x 24 del fraccionamiento Polígono 108, de donde lo trasladaron ante el Juez que lleva el caso para el proceso correspondiente.

Defender, Fiscalia, fraude, Rafael C.M,